martes, 30 de diciembre de 2014

Abrazar, drogar

  Despertarme, desperezarme.
Mirarte, poseerte,
quererte y abrazarte.

Esa sensación de abrazar, de calmar,
de aliviar cualquier dolor,
pesadilla o traición.

Abrazarte y acompasar nuestros corazones.
Abrazarte y pensar que no te dejaré escapar.
Que se pare el tiempo, no despertar.

Impregnar mi ropa con tu aroma,
respirar tu perfume 
hasta que mis neuronas
no te puedan olvidar.

Volverme adicta a ti.
Que mi corazón te necesite cada día
y mi piel busque tu piel.

Hacerte dueña de mis pensamientos
siervos de los tuyos.
Crear la droga más fuerte
que jamás se haya creado
sin cura, sin suerte.

Que me desnudes con tu boca 
y me comas a besos.
Morir de sobredosis 
si tu amor es mi droga.


jueves, 18 de diciembre de 2014

Mejora tu 'yo' de este año

No quiero felicitar la Navidad como todo el mundo, regalando deseos que la mayoría de las veces ni sentimos de verdad. Un Feliz Navidad, que sale como un "estoy bien" cuando no lo estás o una sonrisa cuando por dentro solo quieres llorar. Tampoco quiero ser drástica, porque a pesar de todo, en Navidad, al menos, durante unos días todo el mundo se relaja y parece sacar sus mejores galas. Cenas, regalos, buenas palabras, mejores deseos, buenos propósitos....
Al final llega Enero y volvemos a empezar. Un año más. ¿Balance positivo o negativo? No puedes lograr en un mes lo que no has logrado en un año.

Prefiero regalar buenos deseos un miércoles lluvioso de Abril. Sonreír a carcajadas un Lunes al salir de trabajar, ese día que querrías haberte quedado durmiendo cuando sonó el maldito despertador. Prefiero tener una espontánea cena romántica un viernes por la noche, después de toda la semana trabajando, casi sin dormir, con dolores de espalda y quizá algo de corazón; pedir comida china y acurrucarme en el sofá junto a otro corazón que, por un tiempo, late junto al tuyo. Breve pero intenso. Llenar el año de momentos así. Querer porque de verdad quieres. Echar de menos porque te des cuenta de lo que realmente te importa y está lejos, porque lo dejaste escapar o porque necesites sus tonterías que te sacaban una fácil sonrisa.

Prefiero volverme loca y quedar un día de tormenta, sin paraguas y con las botas mojadas, esperando por ti.Todo se seca después de la tormenta, pero quizá después de la tormenta tú no estés. Prefiero tener los ojos hinchados y la mandíbula dolorida recordando la noche anterior, que haberte dejado sola cuando necesitabas compañía, sólo a mí. Prefiero recordar ese baño en el mar de noche, en mitad de una noche blanca o bucear entre un mar de estrellas y peces, que pensar en los estornudos de la semana siguiente a aquello. Prefiero haber dedicado tiempo, que no malgastado, y algún que otro detalle, a que te fueras sin saber lo especial que eres.

 Prefiero ser un poco egoísta a veces y escribir unas palabras que quizá no vayan a ninguna parte en la soledad de mi habitación. Prefiero quizá callar y actuar a decir cosas por quedar bien, porque es lo que se espera escuchar. Prefiero pensar que todo el mundo deja una marca positiva en mí, pero pocos dejan huellas y éstos son los que me robarán más tiempo, aunque no lo sepa aún.

Con el tiempo te das cuenta de quién merece la pena, de por quién cometerías una y mil locuras; de por quién sacarías lo mejor de ti, de porqué luchar y arriesgarse.
Con el tiempo te das cuenta quién, a pesar de estar tiempo separados, necesitas de su dosis temporal, una vez al año, al mes, al día...es lo mismo, comparten lo principal "necesario". Y así tanto con personas como cosas, y con esto me refiero a necesidades personales, como libertad, locura, riesgo, obligaciones, cosas que te hacen ser tú, sólo eso. Siempre necesitas el mundo para ser tú, pero al final quedas tú, influencia de todo pero individual y único, de ahí que seamos diferentes.

Haz y disfruta de lo que te haga ser único porque es lo que se llama "vida". Al final, todos morimos, eso nos hace igual al resto.
Gracias a todos los que formaron parte de mi 'vida' este año, y por suerte, he de decir, fueron muchos.
Y para terminar, no quiero desear Feliz Navidad ni Feliz Año Nuevo, sólo quiero desear "sé único un año más, mejora tu 'yo' de este año"

miércoles, 3 de diciembre de 2014

G...

When least expected, you showed. Dazzling, clear skin and bright blue eyes. Funny, drunk and talkative. Talkative to lose track of time between your words, your eyes and your body.

And I won, sweet, provocative and interesting. Without prejudice. An instant connection. High voltage and not just physical. A connection to the broader level. Able to just feel I need your presence, your company. Worry if you're okay, even though I've seen a few minutes ago. Wanting to spend as much time with you, still working. Excited with danger, that you had, that around us.
Want to know more about you, your life and your dreams.

I will always remember, because you shone where you walked and made my days shine too.
Thanks for appearing in my life, being well with me. Thanks for being so special. Desire and want, to remain so for a long time.

Chance or fate? Thanks.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Saudade

Y es que aún duele. Un día de recordar tantas cosas...a ti...a mi.
Recordar lo vivido y lo que podía haber sido. Recordar que así son las cosas y la vida sigue. Y alegrarme de que aun estés ahí y de saber que eres feliz, aunque siga teniendo esa cosa clavada por lo importante que fuiste y serás, nadie te quitará tu lugar.
met you one year ago y aun sigo yendo a ese bar, cómplice de nosotros, para darme la vuelta y verte ahí, mirándome.
Es sólo la nostalgia de la alegría que me produjiste,
Nostalgia de pensar que, hasta el momento, nadie ha sido.
Un día en que te echo más de menos que de costumbre, que las letras de las canciones duelen más y los suspiros son más profundos.
Un día en que sólo quiero un abrazo que me haga descansar, dormir y despertarme con ganas de continuar el show, otro día más. Ese en el que me regales tu mejor sonrisa. Un día que no estás y,no eres la única. Un día que la niña no es tan niña, o sí, y espera ansiosa tu consuelo.
Un día de abrazos cubiertos de lágrimas y pocas palabras.
Un día que aun con esfuerzos y pequeñas rachas de incontrolables sonrisas, me he sentido sola, sin abrazos y sin ti. Ni Tú, saudade; ni tú, amiga.
Aun así, Gracias por regalarme, sin duda, uno de los mejores días de mi vida.
Gracias A.


miércoles, 5 de noviembre de 2014

No puedo despedirme de ti

NO puedo despedirme de ti
no se me ocurre la forma de decirte lo importante que eres para mi
decirte gracias es decir poco
y no tengo suficientes palabras que puedan expresar lo que siento.
Supongo que ya está todo dicho,
una mirada nos sigue sirviendo.

NO puedo escribir esto sin que los ojos se me humedezcan
sin que acabe rompiendo a llorar.
Es alegría, porque te lo mereces,
ya sabes lo que pienso y que es el momento.
Pero no puedo dejar de pensar que,
no me estarás esperando para esos desayunos, casi comidas.
Para dormir juntas cuando la cama se nos hace grande.
Para escribirme, aun habiéndote visto hace 5 minutos.
Ya no se me pegará ese acento del sur, 
ni nos reiremos de tonterías que sólo tu y yo sabemos.
Ya no estarás en mis pequeñas locuras y nuestros grandes secretos...
Nuestras conversaciones a medias entre sueños y risas...
Ya no podré tantas cosas...

NO puedo despedirme de ti.
Porque nunca se dice adiós a un amigo.
A un amigo se le tiene en el corazón y
se le hace partícipe de cada paso del camino,
cada proyecto importante
e incluso,
confidente de cada tropiezo.

NO puedo despedirme de ti.
Tú me has enseñado que hay algo más.
Que todavía no me doy cuenta de la huella que has dejado en mí,
de todo lo que he aprendido de ti.
De cómo querer tanto a una persona tan diferente.
Aún me sorprendo cuando pienso en todas las facetas de la palabra AMISTAD,,,
me has demostrado tantas...

NO puedo despedirme de ti.
Sé que nos quedan muchos mensajes y llamadas,
risas y tonterías,
buenos y también, malos momentos.
Quiero ser partícipe de todos, no te olvides.
Quiero que no nos olvidemos de ninguna fecha importante,
y menos de un jueves cualquiera,
ese que el viento cambie y pronuncie tu nombre.

NO puedo despedirme de ti.
No se olvida una parte del corazón, 
se necesita entero para vivir.
No se cubren las arrugas de las alegrías vividas y, 
contigo serán muchas.

NO puedo despedirme de ti
No quiero alejar a una persona con tantas cosas buenas.
Tantas que a veces asuste si puede ser real.
Tantas que aun me sorprende que tenga tanta suerte
como para que formes parte de mi vida.

NO puedo despedirme de los sueños logrados
y aún sin imaginar.
NO puedo quitar el poder al destino, 
te puso en mi vida por algo.

NO puedo despedirme de ti
porque nunca podrás no-pedirme 
decirte GRACIAS.

Un placer haberte conocido y saber, que se puede compartir un corazón de una forma tan sincera, profunda, sin malos sentimientos y de una forma tan pura. Sin necesidad de nada más. Sólo el simple hecho de que estar sea suficiente.

Te quiero Maria del Carmen, siempre serás la pieza fundamental de mi otra familia.







video


viernes, 17 de octubre de 2014

Lágrimas

Quisiera que fueras esa lágrima que empieza en mis ojos y resbala temblorosa recorriendo mi cara; despacio, queriendo morir en mis labios.
Pero se escapa y cae al vacío. Como pegando un salto mortal por las ganas de conocer mi cuerpo y, al final, lo recorre lentamente,como antes hicieran tus besos.
Esa lágrima que nació de la alegría que produjiste al llegar a mi vida. Al dejarme quererte y hacer que me abriera a ti.
Esa lágrima, que fue cómplice de nuestras miradas, confidencias y caricias.
Esa lágrima que hoy cae al recordarte y querer tenerte otra vez. Esa lágrima que te pertenece.
Esa lágrima que alberga dentro más de lo que palabras y sábanas han contemplado.
Esa misma lágrima que esperará hasta el último segundo antes de morir en mi cuerpo. O quizá, fuera de él. A que sea un espejismo y pueda volver a sentirte . Esperando morir en tus dedos o, mejor aún, en tus labios.
Y así una y mil veces, hasta formar un mar de lágrimas.
No me importa, mientras navegue contigo.


martes, 9 de septiembre de 2014

Hasta luego

Llegan momentos en la vida para los que nunca se está preparado aunque sepas, casi desde que tienes algo de conciencia, que en algún momento llegarán. Nunca se sabe de qué forma ni cuándo, todos queremos que sean lo menos dolorosos posible.

Despedida. Esa palabra que abarca tantos sentimientos...Si tienes la suerte de poder tenerla, será un último adiós, según muchos. Yo prefiero pensar que no es un adiós, si no más bien, un hasta luego. Una expresión que es más adecuada, porque sea como sea, seguiremos teniendo presente a esa persona de la que nos alejamos sin remedio.
Situaciones que se hacen difíciles y más aún si te toca vivirlo en la distancia. Te hace plantearte realmente qué es lo importante para uno mismo. Momentos que piensas si tu presente es el que quieres tener, si todo lo que está en juego hay que arriesgarlo, si el riesgo en si mismo merece la pena. Si es verdad, que el que no arriesga y lucha por sus sueños y una vida mejor, se queda estancado y llegará, probablemente ese momento, que piense que su vida no haya merecido la pena.
Las cosas hay que vivirlas según nos llegan. Por supuesto habrá muchos momentos malos que querremos tirar la toalla, saltar al vacío o incluso cometer alguna locura sin poder dar marcha atrás. Momentos en que ni siquiera tu mente, ni tu corazón, ni tus seres queridos, ni la gente que te rodea conseguirán darte consuelo; pero eres tú y el mundo que quieres para ti.

Pero tampoco hay que quedarse con los momentos difíciles, de todo se aprende, de todo sale una experiencia que nos va a enriquecer en algún sentido.. Echar en falta a alguien que se ha ido o que no está cerca, no es malo, es darse cuenta cómo de importante ha sido y es esa persona. Los grandes momentos que has compartido con ella, las enseñanzas que te han dejado, las risas que has disfrutado.Saber que es algo que forma parte de ti, porque siempre tendrá un trocito dentro que le pertenezca.
Para mí, las personas que se ganan un trocito de uno mismo, son las que realmente merece la pena conocer y haber conocido, más o menos, eso da igual.
Así que, quedarán muchas despedidas todavía, algunas muy dolorosas e inesperadas, pero siempre sabré que será un hasta luego, que compartiremos recuerdos inolvidables y que se quedará dentro de mí un poco de sí mismo, formarán parte de ese selecto grupo de personas que se guardan en algún rinconcito del corazón, sólo donde personas especiales logran llegar.

Siempre recordaré ese día, cuando Mc me llamó, con lágrimas, "sé que algo pasa". Le quiso dar el último adiós aún sin saberlo, esa fue su despedida. Él quiso que también estuviera.
Especialmente para un buen amigo. Andrés.



martes, 2 de septiembre de 2014

Quizá....demasiado

He necesitado más tiempo del que esperaba. Demasiadas emociones juntas, demasiados cambios, demasiados "hasta pronto"; demasiadas...creo que en eso se traduce todo este último mes; demasiado. Demasiado de todo.
Despedidas, cambios, lágrimas y por qué no, también risas, aunque menos. Personalmente la mayoría, aunque profesionalmente también hayan tenido cabida. Demasiadas palabras pensadas y de repente, abrazos y conversaciones. Demasiados momentos a solas. Demasiados "echo de menos". Demasiados "esta etapa está llegando a su fin". Por la gente, las oportunidades de trabajo, las primeras ideas, los cursos, los hobbies. El pasar página hacia una nueva etapa en la que muchos, ya no serán protagonistas incluso, algunos, ni secundarios. 
La vida te pone demasiados caminos y cada uno elige el suyo. Nos cruzaremos con tantos, muchos de ellos muy buenos que nos harán crecer en aspectos de nuestra vida que tardaremos quizá años en darnos cuenta hasta qué punto, como creo es el caso. También otros que no han sido tan buenos pero que también se han metamorfoseado en bueno, nos han hecho cambiar hacia algo mejor, seguramente. 
Aprendiendo de todo e intentando no olvidar nada. Aprendiendo que nunca se es demasiados cuando apenas cogemos en una sala. Que a veces no hay demasiados tragos, ni demasiados riesgos. Aprendiendo que nunca es demasiado cuando se repite un te quiero. Aprendiendo que nunca se pasa demasiado tiempo con la persona que para ti es importante, aunque sea en ese momento. 
Aprendiendo que cuando una puerta se cierra, sólo hace falta levantar la vista y elegir entre las otras. Aprendiendo que aunque probablemente este mes que ha terminado sea uno de los más duros de mi vida, el mañana llega y Septiembre puede ser mejor, aún con su mala fama. Que puede dar nuevas oportunidades. Que puede ser el mes de final del verano y comienzo del otoño. De las noches largas y los días cortos. De las sombras más que de los días. Pero por más que la hoja pueda caer, en unos meses todo vuelve a florecer y sin tormenta no hay arcoiris.
Si este año me ha servido para crecer en muchos aspectos y evolucionar, quizá, pueda decir, que ha sido este mes Agosto, el culmen de todo ello.
Gracias a todos y a todo lo que ha formado parte de este demasiado. 
Nunca es demasiado si para mi es todo. 



martes, 29 de julio de 2014

Poeta, sirena

La noche hace que el poeta saque el mar de palabras que abarca su corazón y, a través de su pluma, plasme la mejor de las melodías, como el canto de sirena que guía a esas almas perdidas deseosas de amor. A esas almas que, como él, son despertadas por el embrujo de la dama de la noche con su brillo incesante, del astro más romántico y solitario del particular mar infinito, sobre nuestras cabezas. Esa luna que, aun rodeada de estrellas, nunca deja indiferente y puede conectar, aun a miles de kilómetros de distancia, dos almas enamoradas, dos almas que pertenezcan la una a la otra, dos almas que, aunque todavía no lo sepan, se alimentan mutuamente.
Y su pluma comienza a deslizarse...
-Sí, debería haber ido...pero quizá mi corazón no podía soportar la última canción de las dos sonrisas que, en los últimos meses, se han hecho dueñas de mí, que han sido las sirenas de mi canción favorita.
Llevo todo el día pensando en cosas que ni siquiera, sabía tenía dentro y ahora están saliendo a la luz. Soy corazón nocturno. Y una vez más, la noche me hace decir cosas que el sol me nubla. Quizá sea más vampiro, puede. Aunque la sangre no sea mi alimento y sea más adicto a esas almas, no muy comunes, que vagan por la vida...como yo.
-Ves, algo nos conecta, alma perdida...tesoros por descubrir que puede encontrar el último pirata que habite la tierra. Me gustaría ser marinero, sirena o delfín para que, en cualquiera de los tres casos, pudiera surcar tu mar de palabras. Ese que ahora nos separa. Ese que es espectador inquieto de tantas almas perdidas, poetas y trovadores. Ese que algún día, se abrirá para que nuestros labios se toquen nuevamente. Me despido con la mejor de mis sonrisas, llevada por la marea de nuestro propio océano, como fiel sirena de tu alma.
- Aquí estaré una noche más, contando los segundos para ver de nuevo salir  a mi musa y conquistar otra tierra por descubrir, recoger a más almas sin rumbo y aprender otra melodía que forme la más bella canción jamás compuesta para que te regale cuando volvamos a vernos, sirena mía.


domingo, 20 de julio de 2014

Adicción superada :)

Siempre he creído que las adicciones se superan. Toda adicción tiene sus fases. La primera es ese tonteo, que no conduce a nada y no es nada peligroso. Hasta que se va apoderando de ti sin darte cuenta, cuando cada vez lo necesitas más. Ese algo que no te deja seguir con tu vida como era hasta entonces. Ese algo que cada vez tienes más presente, que necesitas de su dosis más a menudo. Se hace dueño de tus sueños, de tus ideas, pensamientos y rutinas. Cuando cambia tu forma de hacer las cosas, de tu tiempo, tus amistades y tus conversaciones. Y te haces a la idea, ya forma parte de ti y lo reconoces. Te enfrentas a ella, pero sigues aferrado. Por que tú te crees más fuerte que todo, incluso que ella. Y llega algo o alguien, que te hace ver que realmente tienes un problema.
Es la propia adicción la que te dice, aquí estoy yo y todo dependerá de mí, si no cambias. Sabes que te duele, sabes que si continúas te seguirá doliendo. Pero te posee, llevas tanto tiempo y tantos sacrificios que no puedes volver atrás.
Un día te despiertas y te miras en el espejo. Éste no soy yo. No te reconoces, eres apenas un desconocido, has cambiado tanto que ni siquiera te das cuenta en qué momento sucedió. En que eres más droga que ser. No puedes seguir así, te mereces algo mejor y esa droga no podrá cambiarte. Te dejará huella, por supuesto, pero saldrás de ahí.

Comienza la fase de desintoxicación. Quizá la más larga, sin duda la más sufrida. En la que te toca luchar con todas tus fuerzas entre la droga y el ser humano. Entre el bien y el mal. Entre el dolor y abstinencia. Tienes que dejar tus ganas de hacer planes, cambiar de aires, quedarte sólo en ocasiones, pensar...pensar mucho. En qué es lo que quieres, si realmente merece o no la pena... Y te vuelves más frío, incluso desapareces por un tiempo. Te estás desintoxicando, debes dejar todo lo que se relacione con esa droga aparte, lejos...aunque lo sacrifiques todo o casi todo por un tiempo, sabes que merecerá la pena. Días, noches en vela, lágrimas y mucho más. Estás en el momento en que lo tienes que conseguir, sabes que lo conseguirás. Aunque el ánimo esté por los suelos, luchas. Y en los periodos más oscuros siempre tendrás algo de luz. Ese mensaje de apoyo. Verás también más claro quién está, y quizá más de lo que esperas ver.
Te tentarán, a volver, más veces de las que podrás acordarte, de las que creerás afrontar. Pero tu corazón sabe que mañana será otro día, y será una batalla más ganada.

Después llega el periodo de enfrentarse a ella. De ver si realmente te has curado, si has sido capaz de vencer a esa adicción que no te dejaba vivir. Vuelves a tu rutina. Vuelves a ver esas amistades que una vez te tentaron. Día  a día, paso a paso, sin prisas, aumentando cada vez un poco más su exposición, su compañía...pero siempre manteniendo las distancias. Es una relación que ahí está, pero no más como adicción. Y llega un día que lo consigues. Sabes que ya no forma parte de ti. Es pasado. Y lo mejor de todo que te ha mejorado como persona. Has crecido, te ves capaz de muchas más cosas. Estás completamente libre de ello.
Así, es el amor.
Y te das la enhorabuena, por haberlo conseguido. Por estar a su lado todo el día, disfrutando de risas, de esa complicidad que nunca habías tenido por esa maldita adicción y los sentimientos. Y no puedes dejar de sonreír, y pensar que nunca te puedes arrepentir de lo que sucedió, ni de lo que hiciste, pero descubres que te has perdido mucho. Porque a partir de ese día, la relación es mucho mejor de lo que hubieras imaginado. Eres libre por fín y está ahí contigo, formando parte de tu vida, pero como acompañante, no como dueño. Gracias una vez más. Lo logré. Adicción superada.

domingo, 13 de julio de 2014

Tengo miedo a que te enamores de mi

Tengo miedo de que me mires un día y tus ojos brillen más de lo habitual,
tanto, que hagan competencia a la noche más estrellada.

Miedo de que un día quieras mirar esa luna llena, conmigo, desde mi ventana.

Miedo a que la luna tenga celos de nosotras


Miedo de que estés ansiosa por recibir mis mensajes de buenos días y buenas noches.

Que se te ilumine la cara cada vez que sale una palabra en nuestro lenguaje inventado.

Miedo por no saber decir que no a ninguno de mis planes.

Miedo, a que sea tu principal tema de conversación y que todas las palabras rimen con mi nombre.

Miedo a escuchar una canción cualquiera e inmediatamente, ese impulso de grabarla se apodere de ti.
Involuntariamente, sin sentido y enviármela a mitad de la noche, aun sabiendo que duermo.

Miedo a que te despiertes de repente y, sin querer, me imagines a tu lado.

Miedo a que te quedes sin fuerzas y esperes que yo sea tu salvavidas.

Miedo a que mi calma, sea el remanso de tus aguas turbulentas


Miedo a que un día pienses más en mí que en el monstruo que se repite en tus pesadillas cada noche.

Miedo a que mis musas y tus demonios sean una nube de polvo en el camino.

Miedo a que no estés preparada para conocer más de mi, ese lado que casi nadie conoce.

Miedo a que llegue ese momento en que si no puedes tocarme, prefieras no verme.

Miedo a que la confianza que hoy tenemos, se acabe por el impulso de probar mis labios.

Miedo a que un día, no muy lejano, me llames y te diga que me voy.
Miedo a que según oigas estas palabras, vayan fluyendo lágrimas en tus ojos.

Miedo a que puedas acostumbrarte a mis días malos y mis noches a medias.

Miedo a que llegue un día que siendo dos corazones, necesiten latir al unísono cualquier melodía.

Miedo a que mi corazón te pertenezca

Miedo a que pudiendo ser tú y yo, elijas ser un nosotros.
Tengo miedo a que te enamores de mí.

Miedo a que realmente tú seas yo y me enamore de ti.
Miedo al no saber cuál de los dos, me daría más miedo.


lunes, 7 de julio de 2014

Las cosas con corazón son las que se recuerdan

Hace exactamente un mes decidí apostar por ti. Por ese yo que siempre está escondido y que con el paso del tiempo he aprendido a que vea el sol, sin esconderse. Decidí que era más importante aprovechar el momento que arrepentirse del "y si"... del "quizá"...del "mañana", del "seguro que es un no", de ni siquiera intentarlo... Fue una decisión meditada y necesaria. Las cosas no salieron en un principio como en mi interior quería, pero me ha servido creo más así, que de otra manera.

Me ha servido para saber que puedo luchar por más cosas de las que pienso. Que puedo con más situaciones que antes o a las que nunca me había enfrentado. Que cuando una ventana se cierra hay que buscar la manera de abrir otra, o una puerta. La manera de buscar ese nuevo aire fresco que nos de nuevas ideas, nuevas metas y nuevos retos. Porque desde que di ese paso, también me ha servido para conocerte un poquito más, alejarme lo necesario para que tú estés mejor y para que, sobre todo yo, me plantee más cosas que antes tu idea me tapaba. Gracias S.

Desde entonces no sólo he crecido un año, he crecido con experiencias de años acumuladas en minutos.
Me ha servido para conocer a gente que aún tiene mucho que dar, unas que tenía ya cerca y otras que se han acercado más. Me ha servido para estar más segura de lo que quiero en un futuro próximo, a pesar de los riesgos y las consecuencias. A levantarme cada mañana con la idea firme de que si trabajo duro algún día lo conseguiré. A tener conversaciones que me dan alas para trabajar aún más duro si hay posibilidades y apoyos detrás. Me ha servido para saber aún más quién cree en mí, quién está ahí y por quién merece la pena luchar. Por quién merece la pena no dormir y compartir aun cuando se está enferma. Por quién dar un abrazo, cambiar tus planes y decidir quedarte. Incluso por quién llorar o también enfadarse. Porque son quienes realmente importan.

 Muchos pasan por tu vida. Muchos dejarán huellas, casi imperceptibles, más o menos profundas que siempre te dejarán un recuerdo, una experiencia que aprender. Pero yo prefiero pensar en esas personas que dejarán huellas para siempre. Esas con las que cuentas en tus planes. Las que quieres que compartan tu presente, tu futuro. Por las que siempre tienes unas palabras de ánimo, una sonrisa o tiempo para un café. Las que te ayudan a ver cuando está todo a oscuras. Las que te pegan una voz cuando ni tú te estás oyendo. Cuando te levantan de la cama y te enseñan que hay más cuando das un paso adelante.
Un mes que he aprendido a vivir contigo y sin ti. A hacerme a la idea de que no hay una vida juntos pero que siempre estaré ahí si me necesitas. Que el destino nos ha juntado en esta aventura pero que en algún momento nos separará para continuar nuestros propios capítulos. Y claro que se echa de menos. Se echa de menos todo lo que se ha conocido, lo que se necesita y está lejos...pero el mundo es un constante cambio, y hasta eso cambia, siempre llegará alguien que tome tu lugar o simplemente, se quede a tu lado cuando esté escrito. Hay que intentar vivir lo que uno quiere, tener experiencias aunque duelan, porque en algún momento, puede ser la definitiva. Y me alegraré cuando a todos los que han dejado su huella en mí, les pase.

Unos dicen que el ser humano es malo por naturaleza, otros lo contrario. Otros que sólo son lo que conocen. Yo prefiero pensar que todos somos distintos, cada uno sus experiencias y su forma de pensar. Todas válidas si hay respeto y cariño.
Quizá se pasen malas épocas, días difíciles, pero algún día, con esfuerzo todo pasa y se ven los resultados. He aprendido que las oportunidades se buscan y que mañana será otro día. Así que, ahí voy al trabajo duro, aunque muchos no lo entiendan, persigue tus sueños, da lo mejor de ti y haz lo que sientas. Las cosas con corazón son las que se recuerdan. Huye de las personas negativas. De las que no persiguen sus sueños y te van inculcando que tú tampoco puedes. Cada uno es dueño de sí mismo y sólo tú sabes hasta donde llegar. Sólo tú vives tu vida, no vivas la de nadie ni dejes que nadie viva tu vida.

jueves, 3 de julio de 2014

Gracias a todos!

Alguien muy sabio dijo alguna vez que la vida son momentos. Momentos para sonreír, hasta que se olvide cuál era el chiste o recordarlo en el instante menos pensado. Momentos que son tiempo. Tiempo que compartes y regalas, porque sí.
Momentos en los que te despiertas un día cualquiera con un mensaje especial. A duras penas consigues todavía abrir los ojos y comienzas a leer. Y tus ojos van cobrando vida, van sintiendo cómo sin saber por qué, esas palabras están recorriendo todo tu cuerpo. Como cuando una ola empieza en lo más profundo del océano hasta que llega a la orilla, provocando una sábana blanca, casi transparente y húmeda, así como ahora son tus ojos. Un mensaje que llega de una persona especial, quizá no tanto como pensabas. Que te recuerda quién eres y lo importante que puedes ser para alguien.
Y que siga el día, ese día marcado en tu calendario. Un año más.
No esperar nada importante, porque después de mucho tiempo lo tienes todo cerca, la familia más cercana para celebrarlo. Y que tu otra family, se haga la tonta y te sorprenda. Aun cuando las cosas no salen como las había planeado. Cuando sabes todo lo que es ha supuesto y que realmente es de corazón. Aunque supiera que algo estaba tramando. Y sólo puedes dar las gracias. Aunque te acuerdes de los que no están, aunque incluso por momentos preferirías haber estado en otro lugar, sonríes.
Sonríes por todos los que de alguna u otra manera se han acordado de ti, aunque sea por un segundo o con sólo una palabra.
Momentos que ya forman parte de ese gran álbum, a color, en blanco y negro... Páginas y páginas de recuerdos, de risas, de lágrimas, de escenas, de gente más o menos importante; ese álbum que va formando tu vida. Mensajes especiales, inesperados y muy gratificantes, esperados o los que aún no han llegado, es igual. A pesar de todo, me alegro de haber tenido la oportunidad de haber vivido ese día, de principio a fin. Porque en su conjunto...todo lo importante...estuvo. Ya habrá tiempo para más y empezar una página nueva.
Gracias a todos!

martes, 17 de junio de 2014

Aquí estaré. Bailando.

A veces pienso que ya hice todo lo que tenía que hacer. Que ya no depende de mí. Que lo importante ya está dicho y que es otro quien mueve ficha. A veces pienso que una simple gota puede ser quien colme el vaso, pero también quien cure la sequía. A veces pienso que la gente espera tanto de uno mismo, que hasta se te olvida a ti realmente lo que quieres, cómo eres y quién eres. A veces pienso que escuchar es mejor que hablar, y yo soy de pocas palabras. A veces pienso que nada merece tanto la pena para desperdiciar un día sonriendo.
A veces pienso que el amor no basta, a pesar de ser lo más importante, otras que lo es todo. A veces pienso que simplemente no doy todo lo que tengo de mí. A veces, sólo quiero sentir tu presencia, verte sonreír o, porqué no llorar.
Pero, ¿sabes qué? La vida una sola es. Las oportunidades aparecen y los barcos se van. Y eso con todo. Porque hoy estamos aquí pero mañana ni tú mismo lo sabes. Hoy puedes ser la persona más feliz y reír hasta que te duela, y mañana...que sólo te salgan las lágrimas. Ocasiones perdidas, personas perdidas, oportunidades, momentos... el tren no pasa siempre y hay veces que hay que tirarse a la piscina aun vacía.
No es fácil, y ni uno mismo sabe hasta dónde puede o debe llegar.
A veces pienso que es mejor dar, aun sin recibir nada. En la mayoría de las ocasiones no hace falta más. Dar ya es recibir. Yo no me considero más que nadie, pero quise ese tiempo contigo, y valentía o no, así son las cosas. Aún no he comprendido donde está el límite en apostar por lo que uno ve o abandonar. Suelo ser de los que apuestan aunque se vea imposible, pero la experiencia es un grado y no siempre merece la pena. Quizá sea el momento aunque siga viendo posibilidades, los juegos enganchan y te hacen perder....en ocasiones demasiadas cosas que no vuelven.
Sólo hay que pensar que lo único que no se puede recuperar es el tiempo y si alguien pasa tiempo contigo es porque te lo está regalando, porque quizá considera que eres lo más importante, que quizá quiera compartirlo contigo o malgastarlo, que más da. Es tiempo para conocerte, para pensar en ti...es tiempo que no se recupera. ¿Acaso no es el tiempo el más sabio que pone todo en su lugar?
Así que....aquí estaré. Apostando por mí. Disfrutando del tiempo, bailando. :)






jueves, 12 de junio de 2014

Una celebración...perfecta!!

Tenía que decir algo, tantas emociones y sentimientos no pueden dejarse pasar. Porque nunca he sido de esas personas que disfrutan con la máxima celebración del amor en pareja, eso llamado boda. Pero cuando miras a los invitados, con esa expresión de felicidad en la cara, deseando compartir ese momento con los amigos, con cada uno de ellos, los mismos que ya son familia... lo ves.
Cuando ves llegar a la pareja, a cual más nerviosa. Cuando se te vienen a la mente tantas imágenes, tantos besos, tantos sentimientos y miras a los ojos. Amor. Sólo puedes ver ese todo. Y notas como se va erizando tu piel al ritmo de esa melodía que te hace incluso humedecer los ojos, y eres una de tantos. Miras como es uno de esos momentos que quedarán para siempre en tu memoria, en tu retina. En el escenario más perfecto. Rodeados de arena, con esa puesta de sol tan increíble al frente y la luna asomando por detrás. Era tan perfecto que nadie se lo quería perder, amigos, bañistas, el sol, la luna, el mar...

Que os tiemble la voz a pesar de ser de lo mejor con el micro. Que busquéis una mirada de complicidad para deciros, estoy aquí, contigo. Que os apretéis la mano cuando las piernas flaquean. Que no podáis separar vuestros labios en ese beso...
Que los invitados sólo puedan decir...perfecto y cada uno saque un momento especial... Darte cuenta que por ejemplo, te alegres de que sea así una boda, que sea vuestra boda, que sea en este país que nos ha dado tanto, que os ha dado tanto. Que te cuenten anécdotas de hace muchos años, de una gran amistad. Que imagines cosas imposibles. Que mires a esa persona...entre la multitud. Que estés deseando que puedas vivir algo parecido pronto....que incluso se te pase por la mente que puedas ser tú...
Porque tengo claro, que si en algún momento se me pasara la idea de una boda, seguro sería como ésta.
Risas, alcohol, arena, abrazos, amigos,confidencias, baño colectivo a altas horas de la noche, cava, tarta, discursos, dos ramos y dos "curas", caídas...y más caídas, fotos, vídeos....e incluso una coreografía conjunta. Y amor, mucho amor. Sólo puedes sonreír.

Y te levantas con agujetas, de bailar, de disfrutar al máximo, pero sobre todo....de risas.
Porque a pesar de que quisieras más, de que todos tengamos ese alguien. A pesar de que las cosas no salgan como esperamos....siempre queda ponerse a coger el ramo e imaginar qué hacer si lo coges, aunque sea para la foto (gracias florecilla, fue un momentazo)....si lo hubiera cogido....
Sólo puedo decir gracias, gracias por hacerme parte de ese momento tan...perfecto!

Y esta canción, lo es todo




martes, 3 de junio de 2014

Sí, tú

I

Cuando tu mundo se desmorone...ven al mío. No sé si soy demasiado cobarde para olvidarte o demasiado valiente para seguir amándote.
Esas son dos frases que me vienen continuamente a la cabeza. Llevo tiempo pensando, en tantas cosas, en mi vida, mi futuro, mis sentimientos... y siempre apareces tú, pero no sabía hasta qué punto. Anoche fue el punto de inflexión. Anoche, cuando las caras que me rodeaban eran más de felicidad y diversión que de melancolía y tristeza. Cuando sólo pude destacar una cara, de echar de menos al amor de su vida, comprensible y entendible, por esa separación, por lo que hay detrás y por lo que les queda por vivir, y el amor que se profesan.
Porque siempre hay alguien que destaca entre la multitud, y ese alguien, eres tú. Al verse iluminar el cielo en esta ocasión, algo turbio, de colores, sólo te buscaba a ti. A tu mirada, como un fuego artificial más. Porque sin quererlo produces esa misma sensación en mí, un fuego artificial. Inquietante y explosivo, que nunca deja indiferente. Cada vez llega de una manera y color, inesperado y expectante.


II

Quiero memorizar cada detalle de tu cuerpo. Y convertirme en cartero, para llevarte un mensaje nuevo cada día. Ser tu chófer personal, para llevarte a los lugares más insólitos. Quiero ser chef, para preparar tus platos favoritos. Quiero ser músico, para crear una melodía solamente para ti. Quiero ser bailarín, para ser contigo dueños de la pista. Quiero ser carpintero, para crear el mejor hogar para los dos. Ser pintor, para reflejar cómo de bella eres, musa. Quiero ser enfermero y médico a la vez, para cuidarte siempre. Quiero ser humorista, para sacar la mejor de tus sonrisas.
Quiero ser almohada, para dormir contigo todas las noches. Quiero ser tu sueño, para vivir contigo miles de aventuras aun durmiendo. Quiero ser quien recoja tus lágrimas y las ponga fin. Quiero ser todo lo que tenga que ver contigo.


III

Respirar profundamente y cerrar los ojos, soñando en otro mundo. Dar un paso con cada latido del corazón, correr cuando apareces. Sin control. Sentir erizarse mi piel cuando me rozas. Vivir en el mundo de tus labios y besos. Coger el primer bote y navegar en el mar de tus ojos. Naufragar en tu sonrisa y crear el escenario perfecto. Que el viento sea el violín que toca para nosotros su concierto privado. Que las estrellas sean las velas de nuestra noche perfecta y el mar, el único cómplice de nuestro amor.
Contarte una historia en la que seamos el príncipe y la princesa hasta que te duermas y despertarte con el mejor de los besos.
Abrir los ojos y ver que aun sigues a mi lado, abrazándote a mi.





viernes, 30 de mayo de 2014

Por ahora, tú eres mi ilusión

Aún cuando el dolor se apodera de mí. Cuando no consigo sacar una sonrisa a pesar de las buenas noticias y de las posibilidades para empezar una nueva etapa. Cuando echo más de menos las cosas que no tengo. Cuando pienso más en los que no están. Cuando pienso en todo lo que estoy dejando de hacer. Cuando pienso en lo que he dejado ir. Cuando me doy cuenta de que esto es un paseo y hay que disfrutarlo lo máximo posible. Que nadie te va a agradecer las cosas excepto tú mismo. Cuando la locura empieza a vencer a la cordura...entonces, pienso en ti. Tu imagen entra en mi cabeza y sonrío. Sin querer.

Haces que saque fuerzas de ir, aun cuando no puedo ni moverme. Que me sienta débil al pasar días sin verte. Que quiera saber de tu día, aun cuando lleve jornadas sin dormir. Que me de fuerzas pensar que algún día compartamos más que una sonrisa, un mensaje de buenos días o una copa a altas horas de la noche.

Me das fuerzas aun cuando sé que puede ser platónico, insensato o imposible. Aun cuando las bromas que todo el mundo ríe, a mi me maten por dentro. Que lo que todo tu alrededor piense, a mí me da algo de alas para seguir. Para esperar lo mejor de ti. Que ni siquiera tú tengas las cosas claras o dejes todo en el aire. Aún pensando que tú no me pienses...sigo ahí. Queriendo todo de ti. Tu color favorito, para pintar tu camino con él. Tu flor favorita, para llenarte la habitación. Tu forma de reír y tu forma de llorar, para hacerlas mi sinfonía. Tus ilusiones, para avivarlas. Tus decepciones, para abrazarte fuerte y superarlas. Tu humor al despertarte, tus manías y tus locuras. Quiero dejar tus miedos atrás. Quiero encontrarte en mis sueños y que me levantes a besos. Quiero abrirte mi corazón. Quiero no dejarte caer. Ver contigo cada amanecer. Quiero navegar en el mar de tus ojos y sentir las olas de tu voz.
Escribirte cada día si tu día mejora y brillan con más fuerza las estrellas que mires por la noche. Dedicarte mis mejores palabras y que no olvides mi perfume. Clavar a fuego la ilusión de tu vida y hacerla realidad.

Aun con tus dudas, te pienso.
Aun con tus bajadas y subidas, te pienso.
Aun alejándome, te pienso.

Aunque lo evite, te pienso.
Aunque lo niegue, te pienso.
Aunque lo disimule, te pienso.
Aunque lo sepas, te pienso.

Porque aunque piense en ti, quiero lo que tu quieras, te quiero a ti.
¿Qué es de la vida sin ilusión? Por ahora, tú eres mi ilusión.

viernes, 23 de mayo de 2014

Quiero que nunca dejes de soñar

Muchas cosas han cambiado desde la primera vez que te conocí. Ya no soy ese bicho raro que era una parte más de "La casa". Ese bicho que apenas estaba comunicada con el mundo real. Que apenas hablaba y si lo hacía, no era correcto, demasiado fino para ti. Ese bicho raro fue cogiendo confianza y dejándose conocer, dejándose querer, dando cariño y lo mejor de sí misma.
Siempre acompañada por el hombre de azul, que no príncipe, así te conocí. Durante este tiempo nos hemos reído y también llorado. Nos hemos dormido y hemos trasnochado. Nos hemos dado abrazos y alguna que otra patada. Hemos compartido largas charlas y también silencio. Hemos creado casi un idioma propio, que tú y yo utilizamos.
Somos tan diferentes y a la vez tan iguales... Me has permitido ver cosas de mi que ni yo misma sabía. Me has permitido volver a sentir el cariño de una madre, aun teniéndola lejos. Me has permitido hacer cosas que ni yo sabía. Has creído siempre más en tu niña, que una misma. Me has sacado sonrisas aun en los momentos más difíciles. Me has guardado secretos que aun están por abrir. Porque en este tiempo, me has permitido descubrir lo grande que eres, aunque ni tú lo sepas.
Porque me encanta tu sonrisa en cualquier momento y ante cualquier circunstancia. Que saques la parte positiva aun cuando todo está prácticamente negro. Porque eres de esas personas que de cualquier montón de arena, saca una flor en forma de sonrisa.
Siempre con palabras de ánimo y apoyo, aunque tú estés rota y exhausta. Y quiero ver lo mejor de ti. Porque vales más que unas horas extra o una cerveza tras una jornada de trabajo. Tú vales más que todas esas pequeñeces, eres mil veces más fuerte. Porque sé cuando algo está mal, cuando te sientes mal y cómo animarte. Sesión doble de palomitas y pañuelos, es un buen comienzo. Quiero recuperar tu vitalidad, que no tu juventud, eso te sobra. Quiero que vayas recuperando planes y haciendo listas. Quiero que nunca dejes de soñar.


domingo, 18 de mayo de 2014

El aire se acaba esperando la ayuda

Me levanto cada día pensando en enamorarte. Pensando en tu sonrisa y comenzar el día con una. Verte entre la niebla, la lluvia o a través de los rayos cegadores de ese sol, expectante de nosotros. Expectante del siguiente paso, del siguiente episodio sin cortes.

Y parar, de golpe, sin pensar. Apresuradamente. Sin tiempo para reaccionar. Sin vuelta atrás. Despejar la mente aún sin permiso del corazón y huir. Dejarme ir. Volar, como el pájaro en su primer vuelo. Deseoso de aventuras y temeroso de momentos inesperados, ignorados, a ciegas y ocultos, animados e inanimados. Volar alto, más alto cada vez. Sintiendo el aire en mi cara, en mi piel, cada vez más frío y respirar. Respirar profundamente. Liberando la tensión que me aprisiona. Que me tiene presa. Respirar tan profundo que siento que vuelo. Que soy un pájaro más. Que mis pulmones comienzan a cansarse, que comienzan a enfriarse. Abrir los ojos y ver el mundo a mis pies, ignorante de mi vuelo. Gritar desde el acantilado más solitario. Gritar sabiendo que mi eco es mi peor enemigo.

Parar ante la caída inminente a lo desconocido. Atravesar el callejón más oscuro en la noche más indefensa. Parar ante el acantilado más escarpado y profundo. Saltar del barco sin paracaídas en mitad de la tormenta. Parar al comprobar que puede ser un pozo sin fin. Un despropósito de catástrofes. De tropezar con la misma piedra y volver a intentarlo pensando, que ésta vez, serás más fuerte e inteligente que la inamovible roca. Comprobar que quizá ésta, sea más inteligente que tú.

Y huir. Coger el coche y ver hasta dónde se puede llegar. Apretar el acelerador aun sabiendo que voy sin frenos. Huir como huyen las aves ante el fuego. Los antílopes ante el cazador más feroz. El esquiador ante la avalancha. Es una fuerza imparable, imposible de controlar. Sólo cabe la retirada o morir en el intento.
Pensar que la fuga de Alcatraz fue menos arriesgada. Que la lucha contra leones de la antigua Roma, no era tan peligrosa como tú. Que la ruleta rusa podría ser hasta divertida. Ironías. Desvarío de una cabeza que, ahora, no me pertenece. Discusiones entre los dos motores que me controlan. La razón y el sentimiento. Es como enfrentar al sol y la luna. Cada uno sus momentos, cada uno sus verdades pero también sus mentiras. Cada uno sus luces y sus sombras. El sí y el no, esa pareja tan desavenida y tan unida.

Pero vuelves a aparecer. Como la primera gota de lluvia sobre la piel tras una época de sequías. Como el primer rayo de sol en el mejor día del verano. Como el primer sorbo de tu bebida favorita. Apareces como el punto en la parte más interesante. Por sorpresa. Y vuelvo a caer.

Siempre me ha gustado el riesgo. Puedo ser una temeraria, incluso suicida, pero a veces resulta. El premio siempre merece la pena. Supongo que el intento es la parte más emocionante, y quizá, aguantar la respiración mientras bajas sin bombona a las profundidades del océano, sea uno de los mejores viajes. Hasta que un día, no puedes más y el aire se acaba esperando la ayuda.

martes, 13 de mayo de 2014

Eso quiero, si tú quieres

Tener la sensación de que cuanto más tiempo paso contigo, menos te conozco. Que cuanto más tiempo hablo contigo, más me gusta el silencio. Tener la sensación de que cuanto más silencio viene de ti, más preocupada me siento. Que cuanto más compartimos, más quiero. Tener la sensación de que cuanto más vivimos, más se va muriendo. Tener la sensación del sí y del no. Del yin y del yang. Eso que es tan diferente pero a la vez tan necesario.

Sentir que cada día estoy más cerca del comienzo de algo nuevo y emocionante. Sentirme emocionada al tener planes contigo, al compartir risas y anécdotas. Sentir que cada vez conozco más de ti, que me invita a querer saber más. A guardar en mi memoria cada detalle que te encante. Sentir que a veces un guiño, sea más que un guiño. Quedarme estática al pensar que quizá sea un reflejo que mi mente crea al imaginar que pueda ser algo más.

Engañarme a mí misma por sentir esto otra vez, a pesar de las experiencias. Querer arriesgarme en más de una ocasión aunque lo pierda todo. Parar en el último instante por temor a perder lo que ya hay. Dame un buen motivo, y te juro que me arriesgo. Sentir miedo al pensar en tu partida y emocionarme por la mínima palabra para posponerla. Querer sembrar poco a poco las semillas y ver si florece. Pensar que cada día es una nueva página hacía un futuro compartido.

Me gusta tu vitalidad, tus ganas de hablar y tus aires de misterio, evitando temas que un día descubriré. Apuntando detalles que quizá, sólo veo yo o quizá, quieras que sólo vea yo. Desear preparar ese plan que tanto te gustó, una tarde, sólo para ti.
Sentirme culpable por invadir tu espacio,aunque fuera por unos minutos. Por hacerte sentir, quizá, hasta incómoda. Pensar en ti y preferir salir corriendo para no molestarte. Porque a pesar de todo, quiero que fluya de forma natural, sin agobios, con tiempo, paso a paso, esperando, incluso sufriendo. Esperando que vayas sintiendo la necesidad de hablar conmigo, que quieras saber de mí, que vayas sintiendo ese algo como lo siento yo. Despacio, sin prisas. Como las cosas más bonitas. Como el nacimiento de un niño, una espera de nueve meses, sintiendo que cada día va aumentando el amor por la personita que está creciendo en ti. Disfrutando de que cada minuto abarque un minuto más de amor, un grado más de pulsaciones, una adrenalina en ebullición, un amor imparable.

Sintiendo que un día pueda vivir todos tus acontecimientos contigo, de primera mano. Esperar paciente, con tesón, con esfuerzo. Nadie dijo que la vida fuera fácil, pero las mejores cosas vienen en los peores momentos, cuando más esfuerzo se pone, mejores resultados y cuanto más te importa algo o alguien, sacas lo mejor de ti. Yo quiero sacar lo mejor de mi por ti. Sacar lo mejor de ti, aunque ni tú lo conozcas. Esperar una eternidad si el final es contigo.

Eso quiero, si tú quieres.

martes, 6 de mayo de 2014

Quiero más de ti

No se si las casualidades existen. Si hay brujas o son simples ideas que coinciden. Palabras que parecen cruzarse aun viniendo de mentes distintas. Seguir pensando en ti aun a miles de kilómetros. Pensar en nuevas posibilidades. En nuevas oportunidades y sensaciones. Querer un algo más aun sin estar seguro. Saber la historia de un amor aún vivo. Sopesar si eso mismo el amor, existe. Querer comprobarlo contigo. Tener miedo de que, una vez más, sea un paso en falso y que aumente la posibilidad de la inexistencia. Poner las cartas en juego, aun en la mano más difícil y en las peores circunstancias. No querer arriesgar otra vez el todo para nada. Que también haya ese algo dentro de "Inténtalo". Si pudo pasar una vez y funcionó por un tiempo, podría pasar otra vez. Es dar pasos a ciegas. Pasos demasiado importantes para que la marea borre las huellas.
Es tener una palabra más de aliento cada vez que oigo tu voz. Que se acelere el ritmo de mi cuerpo al verte. Que se dibuje una nueva sonrisa al ver que me saludas, aun cuando ni yo te he visto o esté al otro lado de la barra. Que pienses en mí incluso cuando a ti también te afecta. Recordar que en unos días puede llegar el ocaso. Darme cuenta que soy yo quien ve más cuando en verdad no lo hay y cometer un error. No darme cuenta que igual tu quieres más y yo no lo veo. Casualidad, brujería o ilusión, quiero más de ti.

domingo, 4 de mayo de 2014

Punto y...¿Qué?

Y si fueras lo que tanto he estado buscando. Lo que imaginaba al mirar un cielo estrellado como el de anoche, ese que compartimos. Sentir la paz que sabía tenía dentro. Que me abras tu corazón como antes no lo habías hecho. Que te sientas culpable por no recorrer ese camino sola, como tantas veces has hecho antes. Que tropieces con la única piedra del camino que dejan tus pies bajo la arena del asfalto.
Mirarte al punto de compararte con el más azul de los cielos. Saber que seguramente no estemos hablando de lo mismo. Que tus pensamientos disten mucho de los míos. Sonreír al pensar que crees que sea más loca que tú, aun confesándome alguna de las tuyas. Sonreír, porque te pueda gustar esa idea.
Esperar hasta el último momento, con la mente puesta en ti, sólo en ti. Con la esperanza de que la noche no acabe ahí e igual que vimos las estrellas, veamos el sol amanecer. Saber que no quiero que sea así, no en este momento. Nunca así, nunca sin salir de ti, voluntariamente. Que te des la vuelta y todo empiece. Dejarlo en un punto y aparte o en el tan solicitado continuará.
Echar de menos tu sonrisa, acompañante inseparable. Pensar que no te conozco pero la curiosidad aumenta por minutos. Que una noche puedo ver cosas que nadie ve. Que esa noche puedo ver cosas que ni yo veo. Que sienta un si y al minuto un no. Que podría contigo todo y nada al mismo tiempo. Sacarte a bailar y perder el ritmo. Sacarte a bailar y no dar ningún paso. Dar un paso hacia delante y muchos hacia atrás. Tener la sensación de perder el tiempo. De estar en la misma situación que no hace mucho tiempo atrás. Tropezar con la misma piedra aunque sea en otro idioma. Pensar que aunque mereciera la pena y fuera un sí, no estoy en mi mejor momento para dar lo mejor de mi.
Saber que si me dieras la mínima oportunidad, pondría todo de mí para conseguir que yo, fuera todo para ti.

miércoles, 30 de abril de 2014

La misma luna

Si tuvieras que acordarte de los buenos momentos y pensar en quién piensas al vivirlos. ¿Quién te viene a la cabeza?
Digo en los buenos momentos porque para mi, siempre son primero los buenos momentos, pero supongo que serán la misma personas las que vengan a la mente cuando se trata de momentos menos buenos. ¿Qué hacer cuando tienes la necesidad de que sean participes de lo que estás viviendo, de lo que estás viendo y sintiendo en ese momento, aun cuando no se encuentran a tu lado? ¿Cómo explicar que te da un vuelco el corazón cuando son esas mismas personas las que dan señales de vida en el momento menos esperado o en el momento más oportuno sin tener esperanza de que así sea?
¿Qué pensar cuando sigue pasando el tiempo y siguen ahí aunque no sea de la forma que quisieras? Son esas personas las que forman parte de ti. Las que habitan en tu corazón. Pueden ser o no familia, amigos o gente que pasó por tu vida. Pero todos ellos tienen algo en común: han dejado una huella especial en tu vida. Difícil de borrar, difícil de sustituir, de reemplazar.
La sensación de saber que no sólo tú te acuerdas de ellos. La sensación de que pregunten por ti, con esas palabras únicas de cariño, con esas palabras que identifican a cada uno, con esos audios imposibles de entender, con esas bromas que son nuestras y de nadie más.  La sensación de saber qué es el amor en cada una de sus formas, las que has tenido la suerte de vivir hasta ahora, ya quedará tiempo para muchas más.
Pensar que esa peque ya se está haciendo mayor, que necesita nuevos retos, que para todo esto sigo pensando en vosotros, esas mismas personas, las que forman parte de mí.
Mirar al cielo y pensar que, a pesar de la distancia o las diferencias, estamos mirando la misma luna.

miércoles, 23 de abril de 2014

Simplemente e indudablemente...hoy

Quiero empezar acordándome de que un día como hoy, se celebra el Día de la Tierra, la madre Naturaleza que tanto maltratamos y que tanto nos da. Cuidadla tanto como podáis.
Y no puedo evitar acordarme de ti hoy. El día del libro, de la cultura, de ese arte que forma parte de nuestra vida. De unos más que de otros, estoy de acuerdo, imprescindible en la mía. No puedo evitar pensar que hubiera sido grande que nos dejaras un día como hoy, como los grandes y a lo grande. Pero luego pienso, tú en ti mismo, ya eras grande y por eso te merecías un día, para ti sólo. Posiblemente hoy, un 23 de Abril, sea uno de los días más festivos y especiales para mí en todo el año.
Siempre lo he vivido como festivo, por celebrar el día de Castilla y León, comunidad que no me vió nacer pero me ha visto crecer y ser quien soy. Quien me ha dado tanto y me ha enseñado tanto. También hoy festivo para los aragoneses, no todo va a ser castellano, aunque hubo una época que estuviéramos más unidos que una pareja bienavenida. .
Para que nadie se enfade, por supuesto, también felicito a todos los Jorges y Jordis, siendo especial en Cataluña, por esa tradición que me encanta de la rosa y el libro, combinación perfecta. Es un día en que por ser el Día del Libro, sacas tiempo para leer unas líneas, para comprar un ejemplar, para regalar una obra, para recordar ese que te hizo disfrutar tanto. Qué mejor que hoy para leer, no hay escusas.
El día del libro...cómo me gusta. Siempre me imagino leyendo este día, el año pasado lo hice, sentada en la arena, rodeada de un mar precioso. Este año, he cambiado de escenario, pero no menos importante. La tranquilidad de mi casa. He cogido el libro de mi mesilla, mi compañero de noches y, acompañado de un té, he disfrutado de un tiempo incalculable. Imaginando personajes, viviendo la aventura, deseando pasar página y saber cómo continúa. Siempre me he imaginado que llegará un día en que alguien sea ese yo, que saca un tiempo y empieza a leer unas páginas de un nuevo libro por descubrir....mi libro.

viernes, 18 de abril de 2014

Para Gabo

Hoy no puedo evitar sentir tristeza. Sentir que algo se ha marchitado dentro de mi. Se ha ido uno de los grandes, Gabriel García Márquez, "Gabo". Del que tanto he aprendido. Quién comenzó a verme de lectora. El que me dio energías para ir más allá y me dio las primeras palabras que escribí en un papel. El que ha sido un ejemplo. No se si para mí fue más grande el escritor o el contador de historias.

Pero a la vez no puedo estar triste, porque siempre tengo presente una de sus frases, una que me ha acompañado y la hice mía desde que la conocí: "Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa". Al fin y al cabo, " ninguna persona merece tus lágrimas y quien se las merezca, no te hará llorar"

Contigo he aprendido que "No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad"; que "La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener"; que "Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía".
Pero también me enseñaste que "Sólo porque alguien no te ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser"; que he podido comprobar que " Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre"

Con respecto al amor, eso que para mí es lo que mueve el mundo, a pesar del dinero y el egoísmo de ciertos personajes, que opino simplemente no han sabido amar...puesto que "Un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo cuando ha de ayudarle a levantarse". Saber que hay que "Darle el valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan", aunque muchas veces se nos olvide. " Si quieres ser amado, ama tú"

Y "No llores porque ya se terminó, sonríe porque sucedió" Toda persona deja huellas en nosotros, nos enseña y forma parte de quién somos y seremos. Recuerda  que "Puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para una persona tú eres el mundo", aunque aún no haya aparecido en tu vida.. No desaproveches el tiempo, " No pases el tiempo con alguien que no esté dispuesto a pasarlo contigo".
Sino, piensa en los amigos, "El amor se hace más grande y noble en la calamidad". Muchos han pasado por tu vida y pocos permanecen en ella; son muy pocos los verdaderos amigos. "Un verdadero amigo en quien te toma de la mano y te toca el corazón". Ten siempre en cuenta, no sólo para los demás, sino para tí mismo, que "También el amor se aprende".

Contigo he podido expresar sentimientos que son difíciles decir con palabras. He sentido cosas que todos hemos sentido alguna vez y si no tocará sentir. Quizá  tengas mucho que ver en mi forma de escribir, en sacar lo que según muchos tenía escondido. Y como no podía ser, te cojo prestado algunas perlas de ese poder que mueve el mundo llamado "amor".

" Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría te quiero y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes. Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré"

"La vida es la cosa mejor que se ha inventado", y si alguna vez llega el momento de morir, espero no tener que recordar esa frase tuya "Lo único que me duele de morir es que no sea de amor"

Descansa en paz "Gabo"- Recordar es fácil para quien tiene memoria. Olvidar es difícil para quien tiene corazón





jueves, 10 de abril de 2014

Nuevas energías

A medida que pasa el tiempo necesitamos nuevas energías para el día a día. Quizá esas energías vengan de la manera menos esperada. Tener un mensaje suyo al llegar a casa. Espero que todo esté bien aunque haga tiempo que no hablamos. Y se preocupa cuando le cuentas las cosas buenas y las no tan buenas. Se divierte contigo comentando jugadas que a ninguno de los dos nos interesan.
Una sonrisa y un guiño, suficientes para decirnos todo a la salida del trabajo.Cinco minutos de un tiempo que ambos sabemos, podríamos estar durmiendo y nunca diríamos nada al respecto.
Oír cuatro palabras que nunca llegan, " hoy me siento mejor". Logra quitarte un peso de encima y ver que, una vez más, todo cambia y que después de la tormenta siempre sale el sol. Recordar esa foto, amuleto o momento que hace que te cambie la cara. Que mires la vida desde una perspectiva menos real y cruel, que incluso, hace que vivas con la sensación de estar haciendo las cosas bien y de poder seguir haciéndolas. Sentir que nunca te sientes tan vivo y feliz, cuando consigues que el mundo sea un poco mejor para la gente que te importa. Que te hagan sentir un poquito más importante que el resto. Que te feliciten por ser simplemente tú, aunque aún sigas buscando el porqué.
Que te rodees de gente por casualidad, que te incitan a tener nuevos retos. Retos que muy posiblemente puedas lograr en un corto periodo de tiempo y darte cuenta que nunca vas a tener otra ocasión mejor que ésta. Pensar en intentar repetir momentos en los que eras feliz y que difícilmente se puedan repetir una vez más. Luchar con el destino para que las cosas cambien porque no te gusta como están ahora. Querer gritar desde lo alto de la colina que tanto te ha costado subir y respirar profundamente ese aire embriagador de sueños, palabras, ecos, esperanzas y sentimientos guardados y nuevos.
Llegar al final del día y ver que las baterías están agotadas. Que ese mensaje también te recuerda que no estás ahí. Que esa sonrisa no puede liberar ni solucionar la verdad. Que ese peso de encima puede ser más pesado en unos días. Que mañana puedes cometer el error más grande de tu corta vida. Que te levantes y simplemente, te cueste dar un paso adelante. Que no tengas ganas de luchar contracorriente y sólo quieras dejarte llevar. Que llegará el día, en que no reconozcas nada de lo que te rodea y toque empezar otra vez de cero
Mañana quizá, las energías son nuevas y las pilas estén cargadas, de esas que duran.

sábado, 29 de marzo de 2014

El tiempo

El tiempo. Ese espectador inalterable que todo lo ve. Que sabe cómo va a continuar cada historia. Tiempo indeciso, determinado o por sorpresa. Es el tiempo el que pone a cada uno en su lugar o al mal tiempo, buena cara. Tiempo para pensar que eso no es lo tuyo. Que debes cambiar y apostar por ti y que sea precisamente el tiempo, el que decida qué sucederá. Si acertaste o cometiste un gran error. El que no arriesga no gana. Tiempo para reaccionar; para hablar y recuperar el tiempo perdido. Aprovechar éste al máximo, vivir cada minuto como si no volvieras a disfrutar de él en mucho tiempo, como si los días pasaran en una cárcel y ese es el día de permiso que tanto ansiabas. El día que te quitan las cadenas que te ataban a esa vida. Tiempo con amigos, con buenos amigos. Tiempo con familia. Tiempo que pasa aunque estemos dormidos. Tiempo que, aun sin ganas, puede provocar la conversación más sincera en mucho tiempo. Palabras que sonaban quizá sólo en tu cabeza y sacas a destiempo o en el minuto más apropiado. Palabras que te hacen dar cuenta que el tiempo pasa para todos. Que todos tenemos un pasado y todos tenemos en nuestra mano un futuro. Que hay tiempo para amar y también para llorar. Para echar de menos y para reír. Para soñar y perder el aliento. Y gracias al tiempo que aprovechamos, al valor que le damos a cada instante, al momento presente y al pasado. También al futuro, aunque no sepamos nada sobre él. Tiempo que dicen cura heridas. ¿Quizá no es el tiempo el protagonista de todo?
Hubo un tiempo; no hace mucho, en que pude comprobar todo lo dicho. Las ganas de cambiar; la necesidad del cambio. La confesión de momentos, emociones y sentimientos.Es tiempo de saber la importancia que tiene cada uno en tu vida. Contar escenas a través del cristal, viendo pasar el más bonito de los escenarios, sin darse cuenta que el tiempo pasa. Es como si se detuviera y continuara cuando algo hace despertarte de ese sueño. De ese instante en el limbo.
El tiempo de querer crear. De continuar con la parte escondida de ti. Con la parte que tanto cuesta sacar y a todo el mundo impresiona y gusta. La parte que siempre va contigo, aunque no siempre salga a la luz y prefiera, quizá, quedarse en la sombra. Es tiempo para empujarla a la luz del sol más brillante, el amanecer más caluroso y que brille. A pesar de que haya riesgo de quemarse o deslumbrarse, correré el riesgo. Es tiempo de poder mejorar. Es tiempo de pensar en ser como eres, aunque ahora seas quizá, una versión mejorada de la anterior por las circunstancias vividas. Es tiempo de gritar y liberar lo que hay dentro. Lo que oprime muy dentro. Es tiempo de pasar página y darse cuenta que las cosas importantes merecen más presencia en tu vida. Es el tiempo quien tiene que decirte todo, nadie más.

jueves, 20 de marzo de 2014

Felicidad

¿Qué hay mejor que una sonrisa? La expresión más alta de felicidad. Sí, esa es la palabra FELICIDAD. Hoy, 20 de Marzo es el Día Internacional de la Felicidad y también hoy ha dado comienzo la primavera. Dándonos un día soleado, como queriendo celebrarlo. Así que, sonríe.
Todo el mundo busca la felicidad, es la palabra que define, podría decirse, la vida. Parece ser la meta, ser feliz. Pero yo no lo veo como una meta, sino una forma de vivir. Vivir siendo feliz. Y parece ser más complicado de lo que en realidad es. Porque, ¿ no se es feliz cuando ves la sonrisa de un niño? ¿No se es feliz cuando tras mucho esfuerzo, consigues lo que querías? ¿No se es feliz cuando te despiertas y el sol está iluminando con fuerza? ¿No se es feliz cuando se abraza a un ser querido? ¿No se es feliz cuando disfrutas de minutos con amigos aun cuando sólo se dicen estupideces? ¿No se es feliz cuando metes un gol que salva el partido? ¿No se es feliz cuando ves entusiasmada a la gente a tu alrededor? ¿No se es feliz cuando tras un día gris alguien se acuerda de ti y tiene un detalle que hace que se convierta, aunque sea por un momento, en menos gris? ¿No se es feliz cuando terminas ese puzzle, rompecabezas o entresijo que te traía de cabeza? ¿No se es feliz cuando se reconoce tu esfuerzo o buen hacer? ¿No se es feliz cuando te recibe tu perro deseando verte tras un largo día de trabajo? ¿No se es feliz cuando la gente que te importa te dice "te echo de menos", aunque lleve minutos sin saber de ti?
A ser felices, ¡que es gratis!


miércoles, 19 de marzo de 2014

Padre

Hoy, es un día especial. De esos que te acuerdas especialmente de mucha gente. De momentos a lo largo de tu vida. Un día que quieras o no quieras, es de él. Papa, papi, dad, daddy, viejo... Hoy todo es aceptable. Un día en el que se echa más de menos, si cabe, el estar cerca. Poder tocar, abrazar o besar. Esa persona que conoces desde siempre. Por el que siempre has sentido admiración. El que siempre ha estado ahí aunque no lo creas. A pesar de las peleas, de los malos momentos, de las situaciones en que le tocaba hacer de malo o en las que hacía de bueno. ya sea hablador o callado, pasota o dejado, sea como sea, es tu padre. Y como digo padre, no quiere decir simplemente, el que por suerte, muchos siempre hemos tenido al lado y ha vivido nuestra vida compartiéndola de cerca, de primera mano y lo que queda aún por vivir. Padre engloba mucho más. Es quien nos enseña las cosas malas de la vida. Quién nos enseña que a pesar de todo, las buenas siempre ganan. Con quien disfrutas un día de campo, jugar al fútbol o una partida de cartas, o como yo, podrías pasarte todo el día en la playa haciendo castillos de arena y jugando a la petanca. Buenos recuerdos. Es con quien descubres nuevas aficiones, con quien disfrutas una buena cerveza, con quien aprendes a diferenciar distintos tipos de plantas. Con quien aprendes que hay que levantarse y luchar un día más aunque no veas motivos para hacer nada. Quien te saca adelante y te anima. Quien confía en ti, incluso cuando a veces ni tú mismo lo crees. Es el complemento perfecto a tu madre, ese otro gran pilar en la vida de toda persona. Para muchos será un día triste por no poder disfrutar de su compañía. Pero siempre está ahí. Porque se esté donde se esté, siempre es una parte de nosotros y camina a nuestro lado o en el corazón.
Y también es el día de esas personas que sentimos como padres adoptivos. Los que aparecen en tu vida sin que lo quieras y se portan como tal.  Los que alguna vez, se han comportado como tal y cuidado de ti. Incluso, cuando a uno mismo le ha tocado hacer de "padre". A todos, muchas felicidades.


sábado, 8 de marzo de 2014

Mujer/Woman

Sé que quizá suene a tópico un día como hoy. Que seguramente sorprendería más cualquier otro día del año. Pero es sólo una marca en el calendario para recordar a todas esas personas que aún necesitan que les recuerden lo que somos, lo que tienen. Yo sé lo que toda MUJER es, todos los días del año. Porque seguro eres más cosas de lo que piensas. Sí, y digo eres, porque estoy hablando contigo, mujer. Eres quien está ahí, paciente, incluso cuando pierdes los nervios. Eres quien lleva los pantalones, aunque siempre hayas vestido falda. Eres quien cuida de la casa, los niños, el perro, el gato, los pájaros, la abuela, el abuelo, el marido y por supuesto, de ti misma, sin despeinarse. Siempre perfecta, aun recién levantada. Eres esposa, novia, hermana, madre, hija, amiga, compañera, amante, confidente, apoyo. Eres la que tiene mil trabajos y si hay suerte, te pagan económicamente por sólo uno de ellos. Tienes tiempo para todo y no pierdes el sentido del humor. Puedes ser lo que tú quieras ser. Si te dedicas a una profesión propiamente de mujeres, como la sociedad indica, estará bien visto. Si te dedicas a una profesión más especialmente reconocida como "de hombres", serás pionera, arriesgada, temeraria, irás marcando el camino para el resto. Aguantas días sangrando y no rompes tu rutina. Puedes ser madre. Eres de las que primero salvarán en las catástrofes. Puedes ser feliz sin el sexo contrario. Eres guapa, sensible, fuerte, capaz, inteligente, divertida, amable, soñadora, aventurera, elegante e importante aunque no lo sepas. Puedes amar con todo tu corazón. No te arrepientes de llorar ante tu pareja.
Si eres como yo, amarás por encima de todas las cosas. Porque es mejor perder por haberlo hecho, que perder por ni siquiera, haberlo intentado. Sentir que la piel de una mujer es más suave que la de un hombre. Que los bebés siempre recurren a su madre y que el vínculo que tienen con ellas, es infinito. Que a lo largo de tu vida, siempre recurrirás a tu madre, esa mujer que te dio la vida.
Recuerda que seas cómo seas eres única e irrepetible.


I know that maybe this sounds like a cliché a day like today . I probably surprised most any other day of the year. But it is just a mark on the calendar to remind all those people who still need to be reminded of what we are, what we will have . I know what every WOMAN is , every day of the year. Because you are sure more things than you think. Yes , and I tell you , because I am talking to you , woman. You are the one who is there, patient, even when you lose nerves. You are who you wear the pants although always have dress skirt. You are who you look after the house, children, dogs, cats , birds , grandmother , grandfather , husband and of course yourself, no muss . Always perfect , even just out of bed . You are wife, girlfriend, sister, mother , daughter, friend, colleague, lover, confidant, support. You are the one who has a thousand jobs and if lucky, you only pay financially for one. Have time for everything and not lose your sense of humor. Can you be what you want to be. If you are a female profession itself, as the society suggests, it will be well seen. If you are a profession more especially recognized as "men", you will be a pioneer, daring, reckless, you go pointing the way for the rest. Put up with bleeding days and not break your routine. You can be a mother. You're the first saved in disasters. You can be happy without the other sex. You are beautiful, sensitive, strong, able, intelligent, funny, friendly, dreamy, adventurous, elegant and important, even if you do not know. You can love with all your heart. You do not regret to mourn your partner
If you are like me , you will love above all things. Because it is better to lose for doing so that losing even , trying. Feeling like a woman 's skin is softer than that of a man . Babies always turn to her mother and the bond they have with them is infinite. That throughout your life, always invoke your mother , the woman who gave you life .
Remember you are what you are, you are unique and one-off.

jueves, 6 de marzo de 2014

¿Y qué si estoy loca?

Te das cuenta que estés donde estés, sólo cuentas tú. Mirar a tu alrededor y ver la vida que les gustaría vivir a tus seres más cercanos a través de sus ojos. Vidas que están en camino, que en cualquier momento, dejarán lo que están viviendo y realmente harán lo que les hace feliz. Nunca es demasiado tarde. Si piensas demasiadas cosas arriesgadas cuando eres joven, te llamarán loco. Si por el contrario lo haces cuando eres adulto, te mirarán aún peor, ya deberías haber centrado la cabeza. Entonces, ¿cuándo es el momento de cometer locuras, de experimentar y arriesgarse? Ahora, en este instante.
Locura por empezar a hacer cosas que nunca pudiste. Locura por enfrentarse a cosas que todos sabemos deben cambiar, pero nadie mueve ficha. Locura por no seguir los patrones de la sociedad. Locura por querer a quien no se debe. Locura por pensar en los demás antes que en uno mismo. Locura, por el contrario, por ser egoísta. Locura por gritar, por reír hasta que duela. Locura por dejar pasar oportunidades que incluso tú, te niegas a soltar, porque son "Cómodos", en vez de pensar en "Me gusta" o "Disfruto". Locura por pensar que estás dando palos de ciego. Perdiendo el tiempo, confianza y oportunidades.
Locura por dar el paso y dejarlo todo. Sentir el vértigo, hacia lo desconocido, hacia lo que da miedo.
Locura por sonreír por la calle, sólo, porque te acordaste de algo que te hizo sonreír o por que suena tu canción preferida. Subir el volumen y sumergirte en ella. Bailar sin importar dónde estés.
Locura por andar descalzo aún cuando la arena está mojada. Locura por sentir el césped bajo tus pies. Locura por no querer despertar cuando estás en la mejor parte del sueño. Locura por querer que tu vida sea un sueño. Pintar de colores el más gris de los atardeceres y de los amaneceres. Pintar de colores cada pena y lágrima que salga de un corazón herido.
Locura por querer dar más de lo que recibes. Locura por perder los papeles por el amor. Por decir lo que piensas en voz alta. Locura por dar un paso adelante, por pasar a la segunda fase. Locura por no asustarte al querer un algo más. Permanecer cogidos de la mano al saltar desde el acantilado.
Llámame loca por ser así. Por querer experimentar todo esto. Por ser más loca cada día. ¿Y qué si estoy loca? Una de las mejores frases que he escuchado en toda mi vida es: ¿Y qué si estoy loca? Las mejores personas lo están. Y la vida es más interesante con un punto de locura. Así que, yo decido vivirla intensamente.

martes, 4 de marzo de 2014

Un libro multicolor/ A multicolor book

Cruzaré mares de tinta. Perderé las palabras más valiosas. Contaré los minutos gastados en leer. Imaginaré la portada de nuestra historia hecha novela. Soñaré que duermo cada día a tu lado y eres protagonista de ese libro, apenas comenzado. Escribiré paso a paso cómo eres. Cómo me haces sonreír. Cómo haces que por momentos no piense en nada más que en el instante que estamos viviendo. Escribiré cartas de cumpleaños, de aniversarios, de despedida y bienvenida. Describiré la escena de los momentos difíciles, agarrada a tu mano. Permaneceré despierta hasta que te quedes dormida tras noches de penumbra, pesadillas y malos recuerdos. Escribiré los votos de una boda que ni siquiera está escrita, si tú me lo pides. Prepararé la cama más cómoda de letras, formando las palabras que te gustan, las que te definen, las que nos dijimos, las que nos callamos, las que aún nos quedan por decir. Escritas en el papel más blanco que tu luz permita ver. Dejaré que seas tú quien decida cómo empieza la primera página. Quien decida cuando hay un punto y aparte o cuándo la historia se pone interesante. Dejaré que seas tú quien imponga las pausas. Las subidas y bajadas del ánimo en la pareja protagonista. Dejaré que escribas el próximo capítulo, a través de tus ojos, si yo estoy contigo.
Doblaré la esquina superior, día a día, para no perderme un instante de lo que sucede. Intentaré leer entre líneas, incluso cuando ni tú sepas qué estás diciendo. Incluso cuando pienses en otro idioma, lo traduciré o aprenderé a ser multilingue.
Describiré el mundo a través de tu mirada, de tus sentimientos, tus lágrimas y sollozos. Reescribiré miles de escenas según ganes o pierdas, según tropieces y cómo te levantes, maquillada y sin maquillar. Escribiré escenas aún sólo en mis sueños, pero deseosas de ponerlas en práctica contigo. Esa escena en la que perdamos más que palabras. Esa escena en la que pongamos fin al problema entre besos y caricias. Haré reseñas a tus cambios de humor. A los problemas de cada día, los que nos toquen de cerca y los que no. A tus preocupaciones, por tontas que me parezcan. Fingiré que no te estoy escuchando aunque lo esté haciendo, dejando una anotación importante: " No olvidar".Fingiré que no sé cuándo has cambiado de look, para hacerte la foto que colgaré en mitad de la casa, para recordarme tu belleza. Esperaré ansiosa el próximo episodio de la historia cuando me des buenas noticias. Pensaré en los nombres de los pequeños protagonistas que vendrán, si tu quieres. Aunque haya sido motivo de capítulos aparte en mi vida. Pintaré de color cada hoja en que disfrutes, rías y seas feliz. Haré un libro multicolor si consigues que esta historia tenga un final feliz.



I'll cross oceans of ink. I lose the most valuable words. I'll count the minutes spent reading . I will imagine the cover of our history made ​​novel. I'll dream I sleep next to you every day and you're the protagonist of the book , barely begun. I will write step by step how you are. How you make me smile. How to do that at times do not think about anything but the moment we are living . I will write letters of birthdays, anniversaries , farewell and welcome. I will describe the scene of the tough times , clinging to your hand. I stay awake until you fall asleep after nights of darkness , nightmares and bad memories . I will write the vows of a wedding that is not even written , if you ask me . Prepare the most comfortable bed of letters , forming words that you like , you define you , you told us that we are silent , you are still left to say. Written in the white paper that allows to see your light . I'll let you decide how you 're starting the first page. Who decides when a full stop or when the story gets interesting. I'll let you who impose breaks. The ups and downs of mood on the main couple . I'll let you write the next chapter , through your eyes , if I 'm with you.
Doblaré the top corner , day after day, to not miss a moment of what happens . I try to read between the lines , even when neither you know what you're saying. Even when you think in another language, or translate what you learn to be multilingual .
I will describe the world through your eyes, your feelings , your tears and sobs. Rewrite many scenes as I win or lose, depending how you stumble and get up , made up and no makeup . I write scenes still only in my dreams, but eager to implement them with you. That scene where you lose more than words. That scene where he put an end to the problem between kisses and caresses. I will reviews your mood swings. To the problems of each day, they touch us closely and those without. For your concerns, I look silly . Pretend that I'm not listening even though you are doing , leaving a large memo . " Not forget " pretend I do not know when you've changed your look , to make pictures to hang in the middle of the house, to remind your beauty. I wait anxiously for the next episode of the story when you give me good news. I think of the names of young players to come, if you want. Although it has been the subject of separate chapters in my life. I will paint every leaf color to enjoy , laugh and to be happy . I will make a multicolor book if I get that this story has a happy ending.

sábado, 1 de marzo de 2014

Para ti hermana, un año después

Aún recuerdo el viaje. Ese que comenzó con mucha ilusión. Mano a mano las dos personitas que más ganas teníamos de verte la cara. De abrazarte, de conocerte, de ponernos al día. Entusiasmadas emprendimos el gran viaje. Ya sabes cómo es coger un autobús en esta tierra, toda una odisea y más al aeropuerto. Pero se nos hizo ameno. Con Rocío apenas hay silencios y en ocasiones como ésta, especialmente se agradecen. Según nos íbamos acercando al momento del encuentro más sensaciones iban invadiendo mi cuerpo, esos nervios de meses sin vernos. De tener la sensación de que todo iba a cambiar. De que después de muchas cosas, sólo íbamos a estar tú y yo, pero totalmente distinta de la última vez que compartimos vida. Llegaste tú antes que nosotras, no importó. Era el comienzo de algo nuevo, deseado, el comienzo de una nueva vida y esta vez, juntas.
Un año lleno de experiencias. De momentos difíciles y también de muchas risas. La espera de un trabajo. La espera de mejorar. La impotencia de querer algo mejor. La valentía de aguantar y decidir cuál era el mejor momento para dejarlo y avanzar. Algo que todos sabemos te mereces. Disfrutar de cada momento. Disfrutar de un verano inolvidable, como lo ha sido para mí. Conocer a todo tipo de gente, los que han pasado y se han ido, los que han pasado y se han quedado. Todos te enseñan algo, todos dejan una huella en ti. Van formando tu vida y agradezco a los que aún siguen, que han pasado de ser conocidos, a amigos y a familia. Cosa que pocos logran. Las peques de la familia, las niñas.
Un año que ha servido también para conocernos como nunca antes lo habíamos hecho. Ayudándonos además, a hacer que nosotras mismas nos conozcamos mejor individualmente. A ser compañeras de piso, a ser amigas, a ser confidentes, a ser apoyo, a ser hermanas.
Y aquí seguimos, un año y lo que nos queda en la tierra que nos ha dado esta oportunidad, que nos ha dado tanto y la que siempre quedará en nuestro corazón. Con nuevo trabajo, ese que tanto ansiabas, ese que te ha dado tranquilidad, el que te ha hecho crecer y el que estás disfrutando. Con más vida por delante y por supuesto, juntas. Enhorabuena! Estoy muy orgullosa de ti!