miércoles, 7 de diciembre de 2016

Acurrucada en la cama

Acurrucada en la cama, como gato deslizándose bajo las sábanas. Es un día gris, de esos que deprime, sólo lluvia y nubes, nubes y lluvia. ¿Qué si quiero permanecer así todo el día?

¿Acaso los osos no hibernan todo el ivierno y dan lo mejor de sí cuando el calor comienza a aparecer y las flores crecen? ¿Acaso no son éstas mismas, las mejores flores, las que salen después de la tormenta?

Así quiero quedarme hoy, hibernando, tranquila, oculta... para que, cuando vuelva a salir el sol y las flores y los pájaros te den los buenos días, estar preparada para dar lo mejor de mí

1 comentario:

  1. Pues sí, a veces apetece hibernar aunque sólo sea un día. Besos.

    ResponderEliminar